Empezamos hablando del significado en el diccionario que lee de la siguiente manera; “Acción y resultado de copiar, o de imitar de modo fraudulento, una obra ajena, en especial literaria o artística”. Pero es más preocupante cuando afecta la evolución de las ideas. Las evoluciones de éstas son bien importantes para alcanzar algo nuevo y el ser humano siempre tiene la sed de experimentar algo diferente. Por esta razón nos afecta mucho la acción del plagio.

 

El plagio elimina las oportunidades que tenemos para poder evolucionar. Actualmente hay mucha gente que puede apreciar ese momento y espacio para tener algo diferente y evolutivo. Cada persona aprecia las ideas de forma diferente y de esa misma manera aprecia las oportunidades escondidas en ellas. Hay ocasiones en donde un simple “flyer” puede llegar ser una obra maestra y ahí arrancar en algo diferente. Cada pieza diseñada con un toque de innovación nos ayuda aprender de los demás y tener el reto de aportar de una forma u otra nuestro toque creativo para evitar el plagio.

 

Imaginemos un mundo donde siempre se llega repetir lo mismo constantemente; sería algo monótono. Todos con el mismo corte de cabello, el mismo color, con el mismo celular desde que se diseñó el original, y con el mismo estilo de vestimenta de hace siglos. Se convierte en una vida triste y sin acción. Se puede decir que lo ando contando con mucho más drama, pero el plagio causa ese efecto. Es mucho más enriquecedor y saludable para todos experimentar cosas nuevas todo el tiempo y así tener constantemente nuevas experiencias.

 

Igual pasa en lo visual.  Y más ahora en un mundo que va a prisa con las redes sociales. Por eso a la hora de trabajar un “post” como visual su competencia es el consumidor, quien se encuentra subiendo contenido diferente con frecuencia y si nosotros los “plagiamos” nos convertimos en un 0 a la izquierda. Está claro que el plagio es negativo para el artista por éstas y muchas razones más, pero es aún más negativo cuando se realiza en la parte visual, que es hoy en día el método de alcance más alto.

 

Ser original es un efecto en cadena que encuentro más bello y definitivamente más interesante. Ya existe de todo en este mundo, el reto es hacerlo diferente y presentarlo al consumidor de otra manera para que éste te vea con otros ojos, pueda apreciar tu arte o mensaje y así separarlo del montón.

 

No debemos tener miedo de lo diferente. Al contrario, mírenlo como un reto. Si no fuera por eso no tendríamos “iPhone”,  un celular con una pantalla completa sin teclas, una característica que se convirtió en algo único por un buen momento y resaltó entre montón. Todos deseamos ser únicos y poder separarnos y crecer profesionalmente de esta manera, pero haciendo plagio no nos vamos a destacar y menos crecer visualmente. Cada ejercicio que se trabaja nos ayuda a aprender de nosotros mismos y nos impulsa a ser únicos para que así nos busquen por lo bueno que somos en esa área que nos distingue.